El Presidente de SEA, Pascal Gómez, señala que la formación es crucial para construir el futuro

La Jornada "La formación como herramienta de competitividad y desarrollo empresarial", organizada por SEA y celebrada este lunes, 18 de junio de 2012, ha abordado la situación de la formación, las consecuencias de la Reforma Laboral en la misma y los futuros acuerdos nacionales de formación profesional para el empleo. En este marco, el Presidente de SEA ha subrayado la importancia de la materia en el crecimiento económico. "La formación ha sido básica en el pasado, crucial en el presente y es fundamental para construir el futuro", ha manifestado. En la jornada han participado Javier Ferrer Dufol, Vicepresidente de CEOE y Presidente de CONFEMETAL; Manuel San Juan Urdiales, Director de la representación empresarial en la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo; Juan Carlos Ibarrola, Gerente de Hobetuz; y, Yoana Arambalza, Responsable de RRHH y Formación de SEA.

Ver noticia original (página Web de SEA)

Me vais a permitir, antes de escuchar las interesantes ponencias, que haga referencia a tres cuestiones profundamente relacionadas con el título que anuncia esta jornada: “la Formación como herramienta de competitividad y desarrollo empresarial”.

Primera cuestión. El compromiso histórico de SEA con la formación.

Estoy obligado y orgulloso de poner de relieve una de las áreas troncales en la labor de nuestra organización.

La formación ha sido básica en el pasado, crucial en el presente y es fundamental para construir el futuro.

El esfuerzo, el compromiso, desde SEA y desde la Comisión de Formación de nuestra organización, tiene efecto directo en el desarrollo y competitividad de nuestras empresas y, lógicamente, en el crecimiento económico de Álava, porque estamos respondiendo a sus necesidades reales.

Así, en el último bienio (entre septiembre de 2010 y junio de 2012) el Plan de Formación de SEA se ha traducido en:

  • 349 acciones formativas
  • 11.452 horas lectivas
  • 4.667 profesionales formados
  • Una participación media de 600 empresas al año.
  • Y, centenares de encuentros, jornadas y talleres con PYMES, micropymes y grandes empresas.

Segunda cuestión, la reforma del mercado de trabajo.

Una reforma que nos acerca al resto de las normativas de los países de la Unión Europea y moderniza nuestro mercado de trabajo, absolutamente caduco, dotándolo de la necesaria flexibilidad y vitalidad.

Una reforma que, desde nuestro punto de vista, no es la panacea que frena de forma inmediata el crecimiento del desempleo, ni produce un repentino vuelco de la tendencia del mercado de trabajo, abriéndose hacia la contratación.

Una reforma que en el ámbito de la formación aporta importantes novedades e incorpora medidas para favorecer la empleabilidad de los trabajadores.

Por ejemplo, y solo repasaré algunas:

  • La reforma introduce la figura del Contrato para la Formación y el Aprendizaje. Contrato que tendrá una duración mínima de 1 año y máxima de tres, período tras el que podrá ser contratado nuevamente, por la misma o distinta empresa, para una actividad u ocupación que sea objeto de otra cualificación profesional.
  • Incorpora la Formación profesional en el trabajo. De manera que, por una parte, los trabajadores tendrán derecho a la concesión de los permisos oportunos de formación o perfeccionamiento profesional con reserva del puesto, y a la formación necesaria, a cargo de la empresa y considerada como tiempo de trabajo efectivo, para su adaptación a las modificaciones que se operen en su puesto de trabajo.

Y, por otra, señala el derecho de formación de 20 horas acumulable hasta tres años, lo que supone una nueva obligación para las empresas. Veremos cómo se puede gestionar de una manera ordenada.

Modificaciones sustanciales, modificaciones cuyo recorrido habrá que esperar a su repercusión para un análisis riguroso sobre su eficacia y efectividad.

Y, tercera y última cuestión, los acuerdos nacionales de Formación Profesional para el empleo.

Tras casi dos décadas de experiencia desde la firma de los primeros acuerdos a nivel estatal (año 1992), el diálogo social ha permitido a lo largo de ese tiempo avanzar en la extensión y en la mejora de la formación dirigida a empresas y trabajadores.

La concepción de los nuevos acuerdos se enmarca en un contexto de crisis económica y laboral, con un alto número de personas desempleadas de baja cualificación, cambios en la estructura productiva, aparición de nuevas ocupaciones y cambios en las ya existentes, definiendo un panorama de nuevas exigencias.

Es por ello que, tanto los agentes sociales como la Administración Pública, el Gobierno, necesitamos revisar el subsistema de formación profesional para el empleo, con objeto de que pueda dar una mejor respuesta a las necesidades de las empresas, fomentar el desarrollo socioeconómico de cada territorio y sector, así como posibilitar la mejora de empleabilidad de los trabajadores.

Los V acuerdos nacionales de formación para el empleo deberían suponer, desde la óptica de las organizaciones empresariales como SEA Empresarios Alaveses, un paso adelante en la consolidación de un modelo integrado de formación profesional, que facilite la participación de las empresas, especialmente de las pymes y de los trabajadores.

Para ello, es indispensable reforzar el papel de los agentes sociales y organizaciones empresariales, así como avanzar en el desarrollo y consolidación de instrumentos paritarios, asegurando la financiación del subsistema de formación profesional para el empleo, mejorando la información, transparencia y control del mismo.

De esa forma, y concluyo, caminaremos hacia un sistema moderno, gestionado con eficacia y eficiencia, y adecuado a los exigentes tiempos actuales.

 CEBEK - Confederación Empresarial de Bizkaia SEA Empresarios Alaveses  ADEGI - Asociación de Empresarios de Gipuzkoa
LANBIDE - Servicio Vasco de Empleo   Gobierno Vasco - Departamento de Empleo y Asuntos Sociales HOBETUZ - Fundación Vasca para la Formación Profesional Continua